Cocción y Técnicas

Descubre el kale: recetas y tips culinarios

Explora la versatilidad del kale con esta guía culinaria.

Racimo de kale rizada

Descubre el encanto del kale en tu cocina.

En el fascinante mundo de la cocina, los ingredientes adecuados son la clave para crear platos que hagan vibrar tus pupilas gustativas y las de tus seres queridos. Entre este vasto universo de maravillas que nos brinda la tierra, puede que aún no hayas oído hablar del kale, una hoja verde que ha conquistado corazones y platos gracias a su versatilidad y propiedades que la hacen única.  

Acompáñanos y descubre con Recetas Nestlé® qué hace que el kale sea tan especial y por qué deberías incluirlo en tu menú. Si aún no lo has probado, después de leer este artículo, ya no tienes excusa para no intentarlo; te aseguramos que no te arrepentirás.  

¿QUÉ ES EL KALE? 

Es posible que el nombre de kale te resulte extraño, pero en los últimos años ha ganado cierta popularidad en los supermercados y en las mesas de todo el mundo. Este vegetal verde, también conocido como berza o col rizada, es una joya culinaria. Sus hojas de un verde intenso y textura ondulada se caracterizan también por tener un perfil de sabor distintivo, ligeramente amargo, que se intensifica con la maduración del propio vegetal.

Receta con kale rizado

Más allá de la moda de este vegetal, también se destaca en la mesa por ser un ingrediente lleno de nutrientes y con bajo aporte calórico. Considerado un superalimento, ya que por cada 3 tazas de kale se encuentra una excelente fuente de Vitamina C y K, además es buena fuente de Fibra, Calcio, Riboflavina y Ácido Fólico donde se puede disfrutar tanto de su sabor como de sus propiedades en recetas como ensaladas, sopa, ensaladas, batidos y hasta chips crujientes al horno.  

¿Te interesa seguir explorando sobre las verduras verdes? Haz clic aquí para descubrir más

VARIEDADES DE KALE 

Si has oído hablar del kale, probablemente te imagines la típica hoja de color verde intenso y textura ondulada. Sin embargo, existen bastantes variedades esperando destacarse en una amplia gama de recetas donde no solo se diferencian en textura y en color, sino que también en característica e incluso nutrientes.  

  • Kale rizado: Esta es la variedad más común ya que es la más fácil de encontrar en los supermercados, como su nombre lo indica sus hojas comestibles de color verde brillante, son gruesas y a veces están tan enrolladas que resulta difícil cortarlas. Además de la textura de su hoja también se caracteriza por tener un sabor intenso y picante que en ocasiones puede llegar a ser hasta amargo.

    Hojas de kale rizado

  • Kale toscano: También se le conoce como Kale dinosaurio, se caracteriza por tener hojas afiladas y largas, con una particular coloración azul verdosa muy oscura. Su sabor es profundo, terroso y menos amargo que el kale rizado con un dulzor casi a nuez.  
  • Kale ruso rojo: Se caracteriza por tener hojas planas, largas y de forma irregular, compuesta por hojas de color entre rojizo y morado con nervaduras púrpura. Tienen un sabor dulce y suave, pero con un ligero toque de pimienta. Se considera una de las variedades más dulce por lo que se usa en sopas.  

Cuando sus hojas con pequeñas y jóvenes, se les conoce como “baby leaf” y se consume crudas en ensaladas.  

 

Recetas con kale

¿CÓMO SE COCINA EL KALE? 

No podemos negar que no somos muy conocedores ni mucho menos consumidores de verduras, por lo que este delicioso y nutritivo mundo en ocasiones es un tema desconocido para muchos. Pero si deseas incluirlas en tu menú, probablemente quieras conocer cómo cocinar con ellas. Así que, toma nota, ponte el delantal y empecemos a cocinar, porque hoy nos sumergiremos en el fascinante universo del kale.  

Antes de utilizar el kale en cualquier receta, es importante tener en cuenta que la preparación básica consiste en lavarlo cuidadosamente bajo el grifo con suficiente agua. Este paso es crucial para eliminar cualquier rastro de suciedad que pueda provenir de su recolección, transporte o venta, con el fin de evitar enfermedades. Después de lavarlo, retira los tallos y corta las hojas en trozos del tamaño deseado o si prefieres, puedes dejarlas enteras, aquí tienes algunas ideas de cómo utilizarlas: 

  • Kale al vapor: Este método de cocción, además de ser sencillo y rápido, conserva el color verde brillante del kale sin que este se pierda, manteniendo su textura suave y agradable, y lo más importante es que preserva su valioso contenido nutricional.  

Para esto, simplemente pon a hervir agua en una olla y coloca encima una vaporera. Luego, coloca el kale en la vaporera y cocina durante 5 a 7 minutos, o hasta que las hojas estén tiernas y conserven su característico color verde intenso. 

Haz clic aquí y descubre trucos y consejos para cocinar al vapor.  

  • Kale salteado:  Esta opción deliciosa implica cocinar el kale en una sartén con un poco de aceite a fuego medio, asegurándote de revolver ocasionalmente. El salteado tiene la capacidad de añadir un toque fresco y equilibrado al ablandar ligeramente las hojas, manteniendo al mismo tiempo su color vibrante y textura crujiente. 

El salteado de kale es una excelente opción para agregar a ensaladas frescas, bowls, en guisos, pastas e incluso como relleno en wraps.  

  • Kale al horno: Esta es la prueba de que las verduras no son para nada aburridas; con un poco de variedad y creatividad, se pueden crear verdaderas delicias. El kale al horno se transforma en una dimensión única al ofrecer una textura más firme y un toque crujiente que complementa su sabor robusto, destacando en cualquier preparación.  

Para esto, debes distribuir en una sola capa las hojas de kale en una bandeja para hornear, evitando que queden amontonadas. Rocía aceite de oliva y una pizca de sal, y hornea durante 10 a 15 minutos o hasta que las hojas estén crujientes, pero no quemadas. La textura crujiente permite que disfrutes del kale como un snack saludable, siendo una alternativa balanceada a las papas fritas comerciales.  

  • Hervir kale: Aunque muchas personas temen perder nutrientes al hervir verduras, el kale desafía esas preocupaciones al convertirse en la estrella de deliciosas y reconfortantes sopas y cremas, ideales para los días fríos. Este método de cocción lento y suave no solo resalta la suavidad y riqueza de estas hojas verdes, sino que también permite disfrutar de todos sus beneficios nutricionales en cada sorbo.

    Plato con sopa de kale

Haz clic aquí y descubre cinco consejos para cocinar deliciosas cremas. 

  • Kale fresco: Quienes desean disfrutar del kale en su estado natural, sin someterlo a ningún método de cocción, pueden consumirlo crudo en deliciosas ensaladas. El kale agrega una textura crujiente y un sabor robusto que combina a la perfección con ingredientes como aguacate, granos enteros, frutas frescas, frutos secos y quesos. Debido a su resistencia, que permite mantenerse crujiente, también ofrece una gran variedad de opciones para aderezar.  

¿CÓMO ALMACENAR EL KALE EN CASA? 

La pérdida de verduras por desconocimiento sobre su almacenamiento y conservación es una situación común que muchos enfrentamos. El kale, es un superalimento lleno de beneficios que no debería ser víctima de este dilema. Para asegurarte de disfrutar de su frescura en cada bocado y evitar desperdicio de alimentos en casa, aquí te compartimos consejos sencillos y efectivos para alargar su vida útil. Aprende a conservar el kale de manera inteligente y prepárate para incorporarlo en diversas y deliciosas recetas.  

  • Adquiere la cantidad necesaria de kale para tu receta y evita comprar grandes cantidades. 
  • Lávalo justo antes de utilizarlo; esto ayudará a que se conserve mejor. 
  • Sécalo adecuadamente después de lavarlo, ya que el exceso de humedad puede provocar que se pudra. 
  • Si te sobró un poco de kale, guárdalo en el refrigerador durante 3 a 4 días, ya que el frío ayuda a preservar su frescura.  
  • Si no planeas consumirlo en este periodo de tiempo, lava el kale, sécalo y córtalo en trozos pequeños y guárdalo en bolsas herméticas para luego congelarlo. De esta manera, puede conservarse durante 6 a 8 meses y utilizarse posteriormente en batidos o platos cocidos.  

 

 

 

FUENTES: 

https://www.nestlecocina.es/consejos/que-es-el-kale-cualidades-recetas  

https://www.thekitchn.com/curly-leafed-and-kale-ingredient-spotlight-166603  

https://www.sembrar100.com/coles/kale-col-rizada/variedades/  

https://www.healthline.com/nutrition/types-of-kale#10.-Japanese-flowering-kale