Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Tips

Aprende a cocinar con orégano

 Acá vas a encontrar varias ideas para usar este condimento en tus preparaciones

21/07/2022
0 COMENTÁRIO
Salmón con orégano.

En Recetas Nestlé® te contamos cómo aprovechar al máximo este famoso condimento

Si hacemos un repaso a través de las especias más usadas, seguramente encontramos que el orégano ocupa uno de los lugares importantes de la lista, peleando, tal vez, por estar en el podio.

¿QUÉ ES EL ORÉGANO?

Hace parte de las hierbas aromáticas que, como su nombre lo indica, sobresalen por darle un olor agradable a nuestras preparaciones. Recordemos que las características principales de un gran plato son cuatro:

  • El sabor.
  • La textura.
  • El color.
  • El aroma.

Más allá de que lo podemos encontrar el orégano tanto en su versión fresca como en variedades secas, de forma individual o siendo parte de una mezcla de especias, por ejemplo, las hierbas provenzales, siempre es de color verde.

Orégano fresco.

Aunque hoy en día se utiliza en cualquier parte del mundo, es una de las especias fundamentales de la cocina del Mediterráneo, donde lo hallamos en muchos platos típicos de países como España, Italia y Grecia.

De hecho, en la mitología de este último país se dice que Afrodita, la diosa del amor, plantó el primer orégano de la historia y le entregó su característica más usada al momento de cocinar: ese aroma distinguible y maravilloso que puede subir de nivel una infinidad de preparaciones.

LA FLOR DEL ORÉGANO

Con un color morado que no hallamos con mucha frecuencia en los ingredientes naturales de cocina, esta parte de la planta del orégano también es consumible para el ser humano.

Se puede usar para decorar platos y hacerlos más atractivos, aprovechando sus tonos. Además, también la podemos utilizar al momento de hacer una infusión o un té.

Te puede interesar: Flores comestibles para darles vida a tus platos.  

¿CÓMO APROVECHAR EL ORÉGANO AL COCINAR?

Se trata de un condimento que se suele usar con una inmensa variedad de alimentos, pero siempre con dos objetivos muy claros: aportar aroma y entregar sabor. Debido a que es una hierba que tiene una presencia importante, usualmente se usa en pequeñas cantidades.

En realidad, esto es una regla general entre las hierbas aromáticas, puesto que pueden opacar los otros sabores. La idea es que el orégano sea un complemento en nuestros platos, que entregue un toque de profundidad, pero, usualmente, no es un gran protagonista.

Orégano y otras hierbas siendo usadas para condimentar.

En Recetas Nestlé® nos gusta jugar con los aromas y los sabores, por eso queremos compartir unas cuantas ideas para sacarle provecho al orégano.

  • Con las carnes: el sabor de la carne por sí sola es una maravilla, en especial cuando la asamos correctamente y evitamos que pierda sus jugos al sellarla. Sin embargo, podemos aprovechar el orégano para entregarle nuevos sabores. Hay un par de opciones. Por un lado, añadirlo al final, una vez la carne está lista; por el otro, para condimentarla por unas cuantas horas.
  • Con ensaladas: las ensaladas, en general, sobresalen más por sus sabores que por sus aromas. Esto no quiere decir que no podamos entregarle esta característica a través de diferentes hierbas o vinagretas. El orégano funciona muy bien en estos casos.
  • Para potenciar salsas: es uno de los usos más comunes que se le da a este condimento, sobre todo por sus cualidades aromáticas, puesto que las salsas sobresalen en términos de sabor.
  • Con pastas: el orégano es muy popular en Italia, sin embargo, es importante saber usarlo correctamente. Si hace parte de una salsa, tal vez no sea muy buena idea añadirlo de nuevo a la pasta; por su parte, si la salsa no tiene hierbas aromáticas, vale la pena agregarlo directamente a la pasta.
Pollo parmesano condimentado con orégano.
  • Para aromatizar quesos: funciona de maravilla con los tipos de quesos que no son muy fuertes, incluso con un poco de aceite. Si lo servimos en un buen plato, tenemos un pequeño snack gourmet fabuloso para una reunión en casa.
  • Con vinagres o aceites: estos dos elementos nos dan una gran posibilidad de jugar con sabores y aromas. El orégano es un ingrediente estupendo con el que podemos experimentar.
  • Para hacer un bouquet garni: este es un término típico de la cocina de Francia. Se trata de un ramillete de hierbas frescas que se amarran con un hilo y se usa para aromatizar y condimentar guisos, carnes, sopas o caldos. Existe una gran variedad de opciones para utilizar, pero casi siempre se incluye el orégano.
  • En un té o una infusión: no hay nada más rico que una buena bebida tibia y aromática en un día frío en el que preferimos quedarnos bajo las cobijas viendo películas o leyendo un libro. En este caso queremos el orégano fresco, no seco, y simplemente lo dejamos por unos minutos en agua caliente.
  • Orégano y tomates, buenos amigos: se trata de una estupenda combinación que siempre funciona, así que vale la pena tenerla en cuenta. Por ejemplo, el orégano va de maravilla con la pizza, un ragú y es un muy buen aliado para complementar unos tomates rellenos con carne molida, queso u otras verduras.

 

EL ORÉGANO EN LAS PREPARACIONES DE ALGUNOS PAÍSES

Está bastante claro que hablamos de un condimento que puede usarse en muchísimos casos, pero ahora vamos a viajar y conocer algunos platos tradicionales de unos cuantos países en los que el orégano siempre dice presente.

  • Souvlakia de Grecia: se trata de una especie de brocheta que se prepara casi que con cualquier tipo de carne y una variedad importante de verduras. En este caso, el orégano se suele usar para sazonar la carne.
  • Salsa alla Norma de Italia: una preparación típica de Sicilia que se hace con salsa de tomate, berenjenas y queso ricota salado. El orégano aporta un poco de aroma y sabor.
  • Pozole de México: una sopa que brilla cada 16 de septiembre con la celebración de la independencia mexicana. Su base es de maíz y suele llevar carne con verduras. Las especias pueden variar y, como podría esperarse, normalmente tiene un toque picante. El orégano se añade al momento de servirse para resaltar los sabores.
El orégano se usa para preparar chimichurri.
  • El chimichurri de Argentina: uno de los mejores amigos de la carne. Esta salsa puede prepararse con diferentes ingredientes, pero, al final, siempre debe tener una base en la que el orégano está incluido.
  • Las hierbas provenzales de Francia: este es un término conocido, especialmente, por fuera de los países mediterráneos y que encierra una mezcla de condimentos herbales que se popularizaron al mismo tiempo que la gastronomía francesa, de ahí el nombre que viene de la región de Provenza. El orégano suele ser parte de esa combinación, junto al tomillo, el romero, la albahaca, el laurel y la lavanda, todos en sus versiones secas.

ORÉGANO FRESCO VS. ORÉGANO SECO

Las grandes diferencias entre estas dos presentaciones de orégano están en el sabor y en el aroma. En su versión fresca, estas características son más fuertes y tienen mucha presencia, mientras que en la variedad seca son más sutiles.

Sus usos también varían. Las infusiones, el té y el bouquet garni se hacen con el orégano fresco. Lo más normal es utilizarlo seco en las hierbas provenzales, el chimichurri y cuando se usa para condimentar.

Orégano seco.

¿CÓMO SECARLO EN CASA?

Aunque el orégano seco es el que encontramos con mayor frecuencia en tiendas y supermercados, también tenemos la opción de secarlo en nuestros hogares, lo cual es perfecto si sembramos una huerta casera.

  • Al aire: es un proceso largo. Colgamos por una o dos semanas el orégano en un lugar fresco, seco y donde entre el sol. Después separamos las hojas y las trituramos en un mortero hasta que parezca polvo. Finalmente lo dejamos en un recipiente hermético por lo menos por seis meses.
  • En el microondas: es el método que requiere menos tiempo, pero también con el que tenemos los resultados más suaves en términos de sabor y aroma. Separamos las hojas del tallo y las ponemos sobre papel de cocina, que acomodamos encima de un plato. Lo llevamos al microondas a una temperatura baja y hasta que veamos que las hojas se secan. Al final simplemente las dejamos enfriar y las trituramos.

TIPS PARA CONSERVARLO

El orégano seco tenemos que guardarlo en un espacio libre de humedad y oscuro, como la alacena. Lo mejor es ponerlo en un recipiente hermético.

Por su parte, no tenemos que dejar pasar muchos días antes de usar el orégano fresco, pero si lo queremos guardar, lo mejor es hacerlo en un recipiente o bolsa hermética y en el refrigerador.

Ya conocemos muchas ideas para aprovechar el orégano el máximo, así que es momento de explorar Recetas Nestlé® para preparar los mejores platos usando este condimento. ¡Hora de cocinar!

 

Fuentes:

https://www.bonviveur.es/gastroteca/oregano-el-condimento-mas-usado-en-la-gastronomia-mediterranea

https://www.cocinayvino.com/vida-saludable/alimentacion-salud/el-oregano-ingrediente-muy-versatil/

https://www.directoalpaladar.com/ingredientes-y-alimentos/oregano-hierba-aromatica-plenitud-durante-verano-que-como-secarlo-utilizarlo-cocina-estas-siete-recetas

https://www.masterclass.com/articles/a-culinary-guide-to-oregano-benefits-and-11-uses-for-oregano

https://www.thespruceeats.com/is-oregano-the-same-as-marjoram-1807040

Inspiración y nuevos sabores para ti

Disfruta

Clic aquí y regístrate

Contáctanos

¿Quieres descargar recetarios?